Design Thinking y un factor decisivo (el talento)

Design Thinking y un factor decisivo (el talento)

¿Conoce de verdad a sus empleados, sus motivaciones, sus preocupaciones, sus expectativas? Por qué el método DT puede hacer más sabia y eficaz la gestión del factor humano.

Pensemos un instante en la importancia del talento. Podemos definirlo como ese conjunto de cualidades que permite afrontar desafíos intimidantes, pensar en grande, superar el miedo porque genera confianza alrededor. En un equipo, por ejemplo una empresa, ese talento puede, y suele, marcar la diferencia competitiva. De ahí la competencia en fichar profesionales con la mejor relación calidad/precio, como sucede entre las grandes marcas deportivas.

Leer más

Teletrabajar sin perder productividad sino todo lo contrario

Teletrabajar sin perder productividad sino todo lo contrario

Bien planificado, el trabajo en remoto puede mejorar la eficiencia, fortalecer al equipo y aportar muchos más pros que contras.

¿Desde cuándo se apunta el teletrabajo como una de las tendencias a punto de cuajar? Años. Sin embargo, como con el coche eléctrico, no terminaba de consolidarse y hasta hace tres meses apenas un 4,3% de los trabajadores españoles lo practicaba. En los Países Bajos, el 14%, según Eurostat.

Pero, como en tantas otras cosas, el covid-19 marcará un antes y un después. El teletrabajo no solo se implanta de forma masiva, llega para quedarse aunque, superada la crisis, se reduzca su volumen.

Leer más

Precisamente ahora los clientes esperan la mejor experiencia de usuario

Precisamente ahora los clientes esperan la mejor experiencia de usuario

Frente a la incertidumbre, la empatía. El factor competitivo de atender a los clientes con más cercanía que nunca.

¿La economía es también un estado de ánimo? Por supuesto. Más aún cuando el impacto profesional es de tal calibre que afecta como nunca antes lo personal. Las empresas hacen equilibrios épicos para cuidar a sus plantillas, no descuidar a sus clientes y adaptar su actividad al plano online. Y los consumidores afrontan el mismo desafío, intentan defender su propia viabilidad económica con las mínimas sacudidas posibles.

Además interviene el factor tiempo: aunque el confinamiento se reduzca paulatinamente y reflote la actividad, las precauciones sanitarias seguirán limitando el contacto presencial -y por lo tanto potenciando el virtual- durante meses. Esto implicará cambios con tendencia a hacerse permanentes y las empresas deben prepararse con soluciones más estables que coyunturales. Ejemplo: alguien que apenas recurría al comercio online ahora por necesidad comprueba su eficacia y pasa de cliente potencial a convencido en días.

Leer más

Suscríbete a nuestras últimas publicaciones